Desarrollo Personal,  Espiritualidad,  Estilo de vida

Viviendo en tiempos de Pandemia

Una mirada profunda a la parafernalia mediática.

Vivimos un mismo tiempo pero experimentamos diversas realidades.

¿No lo crees así?

Entonces mira como vives tu confinamiento, como disfrutas o te lamentas de este tiempo y echa una mirada a como la vive tu vecino. Encontrarás múltiples maneras de vivirla.

 

Unos con mucho miedo, a merced de las noticias y entregando su estado mental y emocional a todo lo que ve o escucha sin cuestionar nada, pero no queda allí, lo más complejo es que todo esto lo comparten, no para dejar de sentirse solo en sus estados sino para crear en los otros lo mismo que el padece, es una necesidad humana sentirse como el resto o en este caso que el resto se sienta como yo.

 

Mientras encontrarás a otros ansiosos por un futuro, a autómatas workhaholic que sienten que están desperdiciando el tiempo y no pueden parar. Necesitan sentirse ocupados para acallar sus voces internas, para evadir temas pendientes o evitar situaciones de conflicto. Muchos inventando nuevas maneras, descubriendo talentos, ocupando su mente con pensamientos sanos y elevados.

 

Otros simplemente nos limitamos a respirar esperando que pase la ola arrasante para volver a nadar. Sabes que eso hace que el viaje no sea tan forzado, y mientras los otros ya están agotados por nadar y nadar nosotros iremos a un paso lento pero seguros de llegar a tierra firme con la energía necesaria.

 

Una frase común de estos días es: “El mundo como lo conocemos dejará de existir” algo nada descriptivo y claro sobre todo para los controladores ansiosos que necesitan tener claro el panorama. Hace que nuestra imaginación vuele sin cordón que lo ate. A mí solo me cabe una pregunta:

Si el mundo como lo conoces dejará de existir ¿Qué haces haciendo lo mismo que antes?

Si, persiguiendo los mismos ideales y manteniendo las mismas rutinas.

Nadie tiene la fórmula mágica ni el panorama tan claro de lo que sucederá ni siquiera en los próximos meses. Y quien te lo haga creer te está engañando. Cada uno de nosotros tiene un ápice de la verdad, una pieza del rompecabezas que contiene las respuestas. Pero si estas ocupado evadiendo o haciendo lo mismo de siempre para contener el cliché jamás lo descubrirás.

 

Date permiso de ser creador y no una marioneta de las circunstancias, todos somos poderosos en la medida que lo descubrimos.

Toma este tiempo para meditar, para encontrar ¡tú verdad! No la que te pintan, ni la que te quieren hacer creer para que defiendas como tuya aquellos que quieren dominar tu psique.

 

No es tan difícil estar en el mundo pero no ser del mundo. Ver como expectador y no como un esclavo victimizado.

 

Solo tienes que limpiar tu mente barriendo la basura y arrancando la maleza de raíz. Todo esto es posible con sencillos actos diarios.

 

Limpia tus espacios y deshazte de lo que no necesitas

Algunos cuando migramos nos descubrimos de pronto como almas nómadas, y caemos en cuenta de que mientras menos pesada sea nuestra maleta mejor andaremos en el camino. También descubrimos que podemos vivir con poco y ser aún más felices que cuando creíamos tenerlo todo.

 

Tómate tu tiempo y aprecia el silencio

¿Eres de los que cada cinco segundos revisa su teléfono para ver qué hay de nuevo?

Deten por al menos 24 horas ese impulso. Lo sé, te va a costar por que es una clase de droga, pero estoy segura que al menos 24 horas podrás aguantar.

Sientate en un lugar sereno y de ser posible acompañado de la naturaleza. Aprecia todo sin pensar, no racionalices, toma cada pensamiento que llega y envuelvelo mentalmente en una burbuja dejándolo volar y desaparecer.

Usa tu dia para ti, para leer, pasear, hacer algo que disfrutes y alimentarte sanamente.

 

¿Te preocupa el futuro? Organízate, vivir preocupado nunca resolverá nada y lo creas o no estas solo en esto  

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *